Tarragona acoge la más numerosa beatificación de mártires de la Iglesia católica