Francisco de Paula, el pederasta más buscado