El último adiós desde la ventanilla del coche