El G8 apuesta por dar una salida "moral" al dinero requisado a los narcotraficantes