Gabilondo, a favor de la excelencia, pero en contra de separar a los alumnos