Gabilondo cree que el reto es implicar a la sociedad en la labor educativa