Cuando Ana se iba a República Dominicana Gabriel le decía a su padre que ojalá no volviera