Galicia sufre los primeros incidentes con la llegada de Ana