Cientos de máscaras y danzantes dan comienzo a los carnavales más ancestrales