Garfios y anclas: nuevo método de asalto para los inmigrantes