Garzón sacude el "oasis catalán" y expande la sospecha sobre el urbanismo municipal