"Copitas de orujo" en la procesión más profana y beoda de Semana Santa