La Generalitat propone crear un banco de ADN para que los violadores se autocontrolen