Gimnasio y barra de cereales, la mezcla mortal de una joven de 21 años