Ginés protegía a los rumanos implicados en la mafia de prostitución