Una mujer de Girona de 56 años muere tras comer una seta tóxica