El Gobierno de Cuba dice que un disidente murió por una pancreatitis y niega la agresión policial