No hay Gobierno en España que no haya tenido que lidiar con su propia gran nevada