El Gobierno boliviano teme que la epidemia de dengue llegue a 50.000 casos en marzo