El Gobierno británico investigará posibles torturas a presuntos terroristas