El Gobierno defiende la aplicación del estado de alarma y vuelve la normalidad