El Gobierno alemán defiende la gestión de Hamburgo en la crisis del pepino