El Gobierno descarta la fiscalidad como única medida contra la contaminación