Medio millón de inmigrantes verán limitada su asistencia sanitaria