El Gobierno, preocupado por el deshielo, que puede aumentar con la subida de temperaturas y prolongar las crecidas