El Gobierno destina entre 2,4 y 6,9 millones de euros para programas de retorno voluntario de personas inmigrantes