El Gobierno balear espera una rápida liberación de los cooperantes secuestrados