El Gobierno uruguayo abrió una nueva vía para sortear la Ley de Caducidad