González defiende que sea la ley antitabaco la que determine dónde se puede fumar y dónde no