El Gobierno catalán aprueba la venta de datos sanitarios y permite la subcontratación