El Govern afirma que la muerte de Jordi Tardà representa un pérdida para Cataluña