Graham Greene, Somerset Maugham y otros autores trabajaron para el espionaje