Primero el fuego, ahora la lluvia: los griegos, desesperados ante tanta tragedia