Greenpeace escala el Obelisco de Calatrava de Madrid para parar el cambio climático