Greenpeace celebra el cierre de la central térmica de Pasaia (Guipúzcoa) por motivos medioambientales y económicos