Greenpeace pinta de negro parte de la fachada del hotel El Algarrobico