Así trabajan los activistas de Greenpeace en alta mar