Guadalajara, Huesca y Murcia, donde más aumentaron los despidos en 2008