Guardesiña, la cría de lobo marino que cruzó el Atlántico hasta A Guarda