La mujer asesinada en Montilla vivió un infierno de peleas con su exmarido y sus dos hijos