La familia asesinada en Pioz podía estar escondida desde hacía mucho tiempo