"España, al borde de un ataque de nervios por unos guiñoles"