Habilitan mil sillas para que los británicos residentes en la población alicantina de Rojales sigan la boda