Hallan un marcador genético que mejorará el tratamiento del cáncer de mama