Una niña de 11 años, víctima de la ameba ‘comecerebros’