Hijos de la violencia de género: “Preferiría que mi padre estuviera muerto, así podríamos vivir tranquilas”