El Carlos III desaloja la cuarta planta para dejar más espacio a los profesionales