El hospital Gregorio Marañón, pionero en trasplantes cardíacos infantiles