El Hospital Sant Pau utiliza la radiofrecuencia para desactivar nervios de las arterias renales