La marea blanca sale a la calle con un objetivo claro: la sanidad pública